lunes, 8 de marzo de 2010

Sin Palabras de Dos


En un suspiro, dice
"quiero que se acerquen
a éste foco de neón,
es sólo quien bendice
nuestra presencia..."

Quién hubiera imaginado...

Cerca de éste foco
se nos ilumina la cabeza,
y como si fuera poco
vivimos la realidad sin creteza.

No se qué decir...

Presente en todo lo que no excluye
presente en mis 19 años...
compañero de la Mantícora
(...casi su hermano...)


En todo momento hubo, hay y habrá mucha luz. Un rayo alcanza hasta lo más lejos, y con muchos espejos lo hace casi infinito. Ésta poesía está dedicada al amigo y hermano de mi viejo, Jo L. Romero, quien nos acompaña siempre, aun desde 400 kilómetros y mas todavía. Gracias Jo por todo..

3 comentarios:

Nacho dijo...

Muy bueno el post emily,como siempre muy emotivo.
Mis saludos entonces al amigo de la manticora,jeje
Suerte

MANTICORE dijo...

Es muy cierto lo que decís: con el tiempo,toda relación se va decantando y quedan sólo los verdaderos amigos,o los pocos amigos,o,en mi caso,éste único amigo del alma que,invariablemente,está en las malas,pero por suerte más en las buenas.
Otra gran ilustración para tan bellas palabras.
Te quiero mucho.
PAPÁ.

Nefertiti dijo...

Excelente, como siempre.Ojalà la vida te permita conocer y sembrar una amistad asi, como la de tu papà y el famoso "Jo".Creo que ya tenès una amistad asì,solo es cuestiòn de tiempo el que pasarà despuès.tkm.